Enoc anduvo con Dios

(Gn.5:24)

Tanto de Enoc como de Noé leemos que ellos anduvieron con Dios (Gn.5:24 / Gn.6:9). Andar es diferente a estar arrodillado, sentado o estar simplemente de pie. Además, nuestra relación con Dios no se limita a ciertos lugares y posiciones estáticas o momentos especiales. ¿Qué entonces significa andar con Dios?

“Y Enoc anduvo con Dios, y desapareció porque Dios se lo llevó” (Gn.5:24) NBLA.

Tanto de Enoc como de Noé leemos que ellos anduvieron con Dios (Gn.5:24 / Gn.6:9). Andar es diferente a estar arrodillado, sentado o estar simplemente de pie. Andar con Dios nos muestra que Dios era parte de toda la vida de estos hombres. Donde sea que fueran, iban con Dios. Dios marcaba su vida, sus actitudes y su comportamiento (Amos 3:3 / 2Cor.6:14-16).

Nuestra relación con Dios no se limita a ciertos lugares y posiciones estáticas o momentos especiales. Mientras trabajamos, mientras comemos o descansamos, en privado o en público, podemos y debemos estar en comunión con Dios, orar y estar enfocados en Dios y Su voluntad.

Andar con Dios se refiere entonces al comportamiento temeroso de Dios en el diario vivir (Prov.8:12-21 / Sal.34:4-17). Andar con Dios cierra la puerta a ciertas asociaciones que nos pueden influir a seguir un camino diferente al del temor del Señor (Is.33:15 / 2Cor.6:14-16 / Sal.1:1-3 / Prov.1:15-16 / 1Cor.15:33), esto también incluye dejar de andar detrás de los dioses falsos (Dt.4:3 / Jer.3:17). 

Dios invita a Abraham: “Cuando Abram tenía 99 años, el SEÑOR se le apareció, y le dijo: «Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de Mí, y sé perfecto. Yo estableceré Mi pacto contigo, y te multiplicaré en gran manera»” (Gn.17:1-2) NBLA. Andar con Dios o delante de Dios está relacionado con vivir en integridad ‘viviendo como debe ser siguiendo fielmente a Dios, con todo el corazón y con toda el alma’ (1Re.2:4) NTV – (Lea también: 1Re.3:6 / 2Re.20:3 / Is.38:3 / Miq.6:8 / Hch.23:1). 

Tanto Enoc como Noé experimentaron cosas especiales por ser gente que andaba con Dios. Enoc fue trasladado al cielo para que no viera la muerte (Hebr.11:5-6) y Noé fue salvo de las consecuencias del diluvio (Gn.6:9-14). La manifiesta presencia de Dios, como también Su poder, los podemos experimentar en un ambiente marcado por el temor al Señor. Si queremos ver un mover especial de Dios, entonces andar con Dios como lo hicieron Enoc, Noé, Abraham (Gn.48:15), David (1Re.3:6), y otros (Hebr.11), es el camino a seguir.

Algunas marcas adicionales de una persona que anda con Dios

[*] Enoc recibió el testimonio de haber agradado a Dios (Hebr.11:5-6). ¿Cómo lo hizo? La fe es la clave para agradar a Dios. El que tiene fe en Dios cree en Su existencia y busca agradar a Dios porque sabe que Él recompensa: “Y sin fe es imposible agradar a Dios. Porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que Él existe, y que recompensa a los que lo buscan” (Hebr.11:6) NBLA.

Dios recompensa al justo. La fe en Dios, que se manifiesta en entrega y fidelidad a Dios, en seguir valores trascendentales, en una vida temerosa del Señor, genera respuestas de Dios (Hebr.11:24-26 / Gn.15:1 / Rut 2:12 / Sal.58:11 / Prov.11:18 / Mt.5:12 / Mt.6:1-2 / Mt.10:41-42 / Lc.6:35). 

¿Qué dice la gente de nosotros y de nuestro comportamiento, de nuestras palabras, actitudes, reacciones? ¿Qué testimonio estamos recibiendo? Aquí no se trata de fórmulas mágicas, quema de incienso, o de otros rituales para convencer a Dios. Se trata de vivir la vida de fe según el ejemplo de todos los hombres y mujeres de Dios mencionados en Hebr.11.

[*] De Enoc leemos en la carta de Judas lo siguiente: “De estos también profetizó Enoc, en la séptima generación desde Adán, diciendo: «El Señor vino con muchos millares de Sus santos, para ejecutar juicio sobre todos, y para condenar a todos los impíos de todas sus obras de impiedad, que han hecho impíamente, y de todas las cosas ofensivas que pecadores impíos dijeron contra Él». Estos son murmuradores, criticones, que andan tras sus propias pasiones. Hablan con arrogancia, adulando a la gente para obtener beneficio” (Jud.1:14-16) NBLA.

Enoc no vivía a escondidas su vida temerosa de Dios. Enoc predicaba la verdad de Dios y denunciaba públicamente las maldades a las cuales la gente se había dedicado. También advertía del juicio venidero. Enoc vivió su piedad en medio de una cultura corrupta y mala. Enoc claramente estableció que todos tendrán que rendir un día cuentas a Dios. 

El apartarse de un estilo de vida corrupto y dejar de andar tras las propias pasiones pecaminosas es una marca de la vida de alguien quien anda con Dios. Quien anda con Dios no anda tras sus propias pasiones (2Pe.2:1-3 / Sal.15 / Jud.1:16). No es posible andar con Dios y vivir una vida pecaminosa. Dios aborrece a todo el que hace lo malo (Sal.5:4-5 / Jn.14:23 / Is.33:15 / Miq.6:8 / Sal.15:2 / Gn.17:1).

¿Qué cambio de corazón debe ocurrir en su vida para ser un creyente que anda con Dios? ¿Hay algo de lo cual debe arrepentirse? ¿Qué hábito debe desarrollar o fortalecer?

[*] De Noé se dice que fue un hombre justo (anda de acuerdo a las leyes), perfecto (íntegro) entre sus contemporáneos. Él siempre andaba (estar cerca de) con Dios (Gn.6:9). En un mundo corrompido, violento y apartado de Dios (Gn.6:11-12) Noé vivió una vida que marcó la diferencia, igualmente lo hizo Job (Job.1:1,8 / Sal.37:37 / Lc.1:6 / Filp.3:9-15). Sí es posible vivir una vida temerosa de Dios en un ambiente malo (Filp.2:15). José es otro ejemplo que nos recuerda esta verdad (Sal.105:16-22).

[*] Juan y Pedro habían sido reconocidos como hombres que habían estado con Jesús (Hch.4:13 / Mt.26:71-73) —Dígame con quién andas y yo te diré quién eres—. “No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres». Sean sobrios, como conviene, y dejen de pecar; porque algunos no tienen conocimiento de Dios. Para vergüenza de ustedes lo digo” (1Cor.15:33-34) NBLA – (Sal.1 / Prov.1).

¿Reconoce la gente que nos rodea que hemos estado con Jesús? ¿Qué debe ser fortalecido o qué debe cambiar?

[*] En el Nuevo Testamento se transforma la expresión “andar con Dios” en “seguir a Jesús”. Ese “seguir a Jesús” tiene que ver primero con estar cerca de Jesús o andar con Él (comunión, relación, amistad), para dejarse transformar (carácter) y hacer luego lo que Jesús hizo (ministerio práctico) (Mt.4:19 / Jn.14:12-14).

El “seguir a Jesús” tiene también un costo. El lema debe ser: ‘Primero Dios y Sus intereses’. Esto requiere que tomemos la cruz y sigamos a Jesús (Mt.8:18-22 / Mt.19:21 / Mt.16:24-28 / Mr.10:21). Tomar la cruz significa negar las pasiones pecaminosas y seguir fielmente la voluntad de Dios, aunque tenga un costo (1Pe.4:1-2 / Gal.2:20 / Gal.5:24 / Dn.3 / Dn.6).

Entonces, ¿qué significa “andar con Dios”? “Andar con Dios” implica tener a Dios como parte integral de la vida diaria, permitiendo que Dios marque nuestras acciones, actitudes y comportamientos en todos los aspectos de la vida y en cualquier lugar mientras trabajamos, comemos, descansamos, en privado o en público, en las malas o en las buenas. Es vivir en el temor de Dios e integridad, incluso a un precio personal.

manantiales refrescantes

El temor del SEÑOR es aborrecer el mal. El orgullo, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa, yo aborrezco. Mío es el consejo y la prudencia, Yo soy la inteligencia, el poder es mío. Por mí reinan los reyes, y los gobernantes decretan justicia. Por mí gobiernan los príncipes y los nobles, todos los que juzgan con justicia. Amo a los que me aman, y los que me buscan con diligencia me hallarán” (Prov.8:13-17) NBLA.

“Vengan, hijos, escúchenme; Les enseñaré el temor del SEÑOR. ¿Quién es el hombre que desea vida y quiere muchos días para ver el bien? Guarda tu lengua del mal y tus labios de hablar engaño. Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela” (Sal.34:11-14) NBLA.

Reflexión

[1] ¿Cuál es la lección más importante que ha aprendido al estudiar este mensaje?

 [2] ¿Cuál es el área en su vida que requiere ahora de trabajo, de cambios, de atención? Sea específico.

 [3] ¿Qué pasos específicos va a dar para aplicar las lecciones aprendidas durante este mensaje? ¿Cuándo lo hará?

 [4] Concluya sus reflexiones anotando una declaración de compromiso:

 [5] ¿Cómo puede orar la iglesia (el grupo) por usted considerando las lecciones que aprendió?

Mis apuntes

‘De tal manera…’ (Jn.3:16)

‘De tal manera…’ (Jn.3:16)

Ciertos versículos bíblicos, como Juan 3:16, son tan conocidos que, a veces, se recitan sin comprender su profundidad. Se convierten en frases vacías, clichés religiosos que pierden su impacto. La Biblia no es un libro de frases bonitas, sino una guía para vivir con propósito y significado. Acérquese a ella con un corazón abierto y dispuesto a aprender.

Batallando con la amargura (Rom.12:17-21)

Batallando con la amargura (Rom.12:17-21)

En nuestro andar con Dios las cosas no serán siempre fáciles. Sin embargo, si queremos ser gente que le sirve a Dios y al prójimo, si deseamos crecer en nuestra relación con Dios, no podemos olvidar cultivar un corazón sano y libre de amargura (Prov.4:23) y una relación íntima con Dios.

Translate »