Asegurando un buen comienzo como cristiano

“Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame” (Hch.2:38-39) LBLA

El apóstol Pedro predica su primera prédica después de haber recibido el poder del Espíritu Santo y la gente está tocada, quiere acercarse a Dios, quiere reconciliarse con Dios y pregunta: ¿Qué debemos hacer? La respuesta de Pedro es interesante y a la vez importante. Pedro menciona algunos elementos fundamentales para entrar en el camino como seguidor de Cristo (Hch.2:38-39). Seguir leyendo “Asegurando un buen comienzo como cristiano”

Fundamentos que no se pueden cambiar

“Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como sabio arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica sobre él. Pero cada uno tenga cuidado cómo edifica encima. Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo” 1Cor.3:10-11) LBLA

Prov.10:25 / Mt.7:25 / Ef.2:20 / 1Tim.6:19

Mientras que la visión, los métodos, los estilos, etc. particulares de una persona o de una iglesia pueden variar, hay verdades fundamentales en la vida cristiana y en la iglesia que no pueden cambiar. Si estos fundamentos cambian, entonces la iglesia pierde su rumbo. Acá algunas verdades fundamentales que no pueden cambiar: Seguir leyendo “Fundamentos que no se pueden cambiar”

El camino hacia la verdadera libertad – arrepentimiento

“En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él”
(Hch.17:30) NTV

El arrepentimiento es la primer condición para entrar en el Reino de Dios.
El primer paso para llegar a ser un cristiano verdadero y un discípulo de Cristo es el arrepentimiento (Mt.3:2 / Mt.4:17 / Lc.13:5 / Mt.6:12 / Hch.2:38). Seguir leyendo “El camino hacia la verdadera libertad – arrepentimiento”

La tarea del liderazgo en la iglesia – EMBAJADORES

“Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2Cor.5:20-21) LBLA

Jesús el GRAN PASTOR tiene una pasión sin medida por aquellas ovejas que andan perdidas y sin pastor. De hecho, Su venida a esta tierra estaba totalmente enfocada en buscar y salvar al perdido (Lc.19:10). Y así como Jesús fue enviado por el Padre celestial, Él ahora nos envía a nosotros al mundo (Jn.20:21 / Mr.16:15). Dios no quiere que alguien se pierda, sino que todos lleguen al conocimiento de la verdad y sean salvos (1Tim.2:1-4). Como personas que han experimentado Su amor y Su poder, Él ahora nos envía a decirle a otros cuan grandes cosas Él ha hecho en nosotros (Mr.5:19 / Hch.1:8 / Mt.28:18-20 / Hch.22:15). Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – EMBAJADORES”

Jesús – el Rescatista

‘Pues ustedes saben que Dios pagó un rescate para salvarlos de la vida vacía que heredaron de sus antepasados. Y el rescate que él pagó no consistió simplemente en oro o plata sino que fue la preciosa sangre de Cristo, el Cordero de Dios, que no tiene pecado ni mancha (1Pe.1:18-19) NTV

Jn.3:16 / Tit.2:14 / 1Pe.1:18-19 / 1Cor.6:20 / 1Cor.7:23

En estos días se oye frecuentemente de secuestros de personas. Ellas son privadas de su libertad y en muchas ocasiones son sometidas a dolorosos maltratos. También se oye de las negociaciones entre las partes involucradas y a veces se pagan grandes sumas de dinero para que la persona secuestrada recobre la tan apreciada libertad. Entonces se habla de un rescate. Seguir leyendo “Jesús – el Rescatista”

Recordar, Contar, Alabar

“Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y bendiga todo mi ser Su santo nombre. Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y no olvides ninguno de Sus beneficios” (Sal.103:1-2) NBLH  “Daré gracias al SEÑOR con todo mi corazón; Todas Tus maravillas contaré. En Ti me alegraré y me regocijaré; Cantaré alabanzas a Tu nombre, oh Altísimo” (Sal.9:1-2) NBLH

Como seguidores de Jesucristo tenemos el gran privilegio de experimentar a lo largo de nuestro caminar de la mano de Dios un sinnúmero de bendiciones. Sin embargo, es verdad que a pesar de todo lo bueno vivido somos personas que fácilmente olvidamos las cosas buenas y lo que Dios ha hecho – y nos tornamos en gente ingrata y frustrada. Definitivamente requerimos del llamado a recordar lo que Dios ha hecho en, para y con nosotros. Tenemos que parar y hacer una lista de las bendiciones recibidas. Ahora, no se trata de recordar solamente los hechos y las bendiciones. Se trata de recordar a aquel quien es la fuente de vida. En medio de cualquier bendición el centro debe seguir siendo el dador de la vida y de las bendiciones. Y a Él debe dirigirse toda gratitud, alabanza y adoración. Seguir leyendo “Recordar, Contar, Alabar”