Una guía de oración por las misiones

1. Oremos por obreros

“Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt.9:37-38) (LBLA).

• Oremos por más y mejores obreros que salen a alcanzar los no alcanzados.
• Oremos por obreros que son sensibles a la voz de Dios, equipados con los dones del Espíritu Santo para ministrar efectivamente.
• Oremos por obreros cuyas vidas son un ejemplo de una vida cristiana saludable y victoriosa. Seguir leyendo “Una guía de oración por las misiones”

¿Es posible leer la Biblia y no beneficiarse de la misma?

¿Es posible leer la Biblia y no beneficiarse de la misma? ¿Es posible conocer todas las técnicas para estudiar la Biblia y a la final no entender de verdad? ¿Puedo ser un experto y ser conocido como maestro de la Biblia y a la final no haberla leído de verdad y por eso no llegar a aplicarla como debe ser?

Seguir leyendo “¿Es posible leer la Biblia y no beneficiarse de la misma?”

La tarea del liderazgo en la iglesia – MAYORDOMÍA

Mire lo que dice el APÓSTOL PABLO: “Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios – su iglesia, comprada con su propia sangre – sobre quien el Espíritu Santo los ha designado ancianos. Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. ¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes – de día y de noche mi constante atención y cuidado – así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes” (Hch.20:28-31) NTV Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – MAYORDOMÍA”

La tarea del liderazgo en la iglesia – PASTOREAR

“Por tanto, a los ancianos entre vosotros, exhorto yo, anciano como ellos y testigo de los padecimientos de Cristo, y también participante de la gloria que ha de ser revelada: pastoread el rebaño de Dios entre vosotros, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios; no por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo; tampoco como teniendo señorío sobre los que os han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibiréis la corona inmarcesible de gloria” (1Pe.5:1-4)

LBLA (citas paralelas: Hch.20:28-31 y Ez.34:1-16)

NOTEMOS PRIMERO: Aunque Pedro tuvo experiencias especiales habiendo estado con Jesús, habiendo sido testigo de Sus sufrimientos y teniendo conocimiento de las verdades de Dios, no se cree alguien por encima de los demás. Se pone a la par con los otros líderes, pastores, servidores – ANCIANO IGUAL QUE USTEDES (NTV). Pedro conoce el corazón del GRAN PASTOR para con el rebaño. Pedro también conoció un destello de la gloria de Dios que ha de manifestarse con poder en el futuro. Hacemos bien en poner atención a lo que Pedro nos tiene que decir sobre el tema. Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – PASTOREAR”

La tarea del liderazgo en la iglesia – levantar obreros

“Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros” (2Tim.2:2) NTV
 .
EL EJEMPLO DEL APÓSTOL PABLO (2Tim.2:2 / 2Tim.1:1-8)
El gran apóstol Pablo llamó en uno de sus primeros viajes misioneros al joven Timoteo para que lo acompañara en su labor misionera. Pablo vio el potencial que tenía este joven creyente quien a esa altura de la vida manifestaba una cierta madurez como cristiano (Hch.16:1-3). En 2Tim.2:1-8 el apóstol Pablo le está recordando a Timoteo su llamado y animándolo a seguir firme en su tarea. Y en 2Tim.2:2 exhorta al líder emergente a hacer lo mismo que él, Pablo, hizo con Timoteo – invertir en la vida de la siguiente generación de líderes.
 

Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – levantar obreros”

Multitudes, Compasión, Misión

“Y cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a El. Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo:” (Mt.5:1-2) LBLA

En medio de toda su carrera sobre la tierra Jesús veía las multitudes y no era indiferente frente a ellas. El las veía como ovejas sin pastor, personas necesitadas, gente sin dirección (Mt.9:36). Tanto en Mt.5:1-2 como en Mt.9:36 el vió las multitudes y fue movido a compasión, y además sabía que él solo, en su humanidad, nunca iba a poder alcanzar a todas las personas. El entendió la necesidad de apartarse para estar a solas con sus discípulos (Mt.5:1-2) y de prepararlos para hacer de ellos pescadores de hombres (Mt.4:19), discípulos que van a servir a las multitudes. Seguir leyendo “Multitudes, Compasión, Misión”

Entrenados, Empoderados, Enviados

“Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt.28:18-20) LBLA

El mandamiento de la Gran Comisión es para la iglesia como un cuerpo unido en Cristo, pero también es un llamado a cada discípulo personalmente. Este último mandamiento que Jesús le dio a sus discípulos es de gran envergadura, es un desafío y parece una tarea imposible. Si queremos cumplir esta tarea encomendada no podemos estar distraídos. Y si consideramos que sus discípulos fueron personas comunes y corrientes (Hch.4:13), entonces nos sorprende aun más que Jesús los envíe a alcanzar el mundo entero (Mt.28:18-20 / Hch.1:8). Seguir leyendo “Entrenados, Empoderados, Enviados”

Correr para ganar (Hebr.12:1-3)

Todo deportista compite porque tiene en mente llegar a la meta y si es posible, ganar la medalla. En el fútbol de nada sirve un buen juego si al final no hay goles que se meten en el arco contrario. De un barco que sale a la mar se espera que no solamente salga bien del puerto de partida, sino que también llegue bien al puerto de destino. Seguir leyendo “Correr para ganar (Hebr.12:1-3)”