PREOCUPACIONES – ORACIÓN – PAZ

“NO SE PREOCUPEN por nada; EN CAMBIO, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. ASÍ EXPERIMENTARÁN la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús (Fil.4:6-7) NTV

Seguir leyendo “PREOCUPACIONES – ORACIÓN – PAZ”

Mi plan vs. el Plan de Dios

“Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás” (Ef.2:10) NTV
.
Hoy en día muchos insisten en que debemos determinar nuestro propio destino y seguir nuestros propios sueños, pero Dios nos llama a buscar Su plan para nuestra vida y vivir/realizar ese plan divino a través de nuestra vida con Su ayuda.
.
ORACIÓN:
.
“SEÑOR, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día” (Sal.25:4-5) NTV
.
Gracias Señor por guiarme por el mejor sendero para mí vida; Tú me aconsejas y velas por mí. No quiero ser como el mulo o el caballo, que no tiene entendimiento, que necesita un freno y una brida para mantenerse controlado. Tu amor inagotable me rodea porque confío en Tí. (Sal.32:8-10).
.

Sugerencias de cómo orar por un nación

A continuación encuentra una sugerencia de cómo podemos orar por nuestras naciones. Las citas bíblicas anotadas acá ayudan a dirigir nuestras oraciones. No olvide orar por su nación orando en el Espíritu (Rom.8:26-27 / Jud.20).

Use esta guía en sus oraciones personales, en grupos hogareños, células, en la iglesia, etc
Dios nos llama a orar por nuestras naciones y ciudades:

“Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al SEÑOR por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes” (Jer.29:7).  Seguir leyendo “Sugerencias de cómo orar por un nación”

En las manos del MAESTRO

En las manos del MAESTRO somos moldeados, transformados, desarrollados, cambiados, formados para SU propósito y SUS planes.
Nuestra belleza, eficacia, éxito, dones, capacidades, ministerio, frutos, etc., todo viene de nuestro SEÑOR Jesucristo.
NO OLVIDEMOS: “Nuestro poder proviene de Dios, no de nosotros mismos” (2Cor.4:7) NTV Seguir leyendo “En las manos del MAESTRO”

La tarea del liderazgo en la iglesia – EMBAJADORES

“Por tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: ¡Reconciliaos con Dios! Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en El” (2Cor.5:20-21) LBLA

Jesús el GRAN PASTOR tiene una pasión sin medida por aquellas ovejas que andan perdidas y sin pastor. De hecho, Su venida a esta tierra estaba totalmente enfocada en buscar y salvar al perdido (Lc.19:10). Y así como Jesús fue enviado por el Padre celestial, Él ahora nos envía a nosotros al mundo (Jn.20:21 / Mr.16:15). Dios no quiere que alguien se pierda, sino que todos lleguen al conocimiento de la verdad y sean salvos (1Tim.2:1-4). Como personas que han experimentado Su amor y Su poder, Él ahora nos envía a decirle a otros cuan grandes cosas Él ha hecho en nosotros (Mr.5:19 / Hch.1:8 / Mt.28:18-20 / Hch.22:15). Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – EMBAJADORES”

Recordar, Contar, Alabar

“Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y bendiga todo mi ser Su santo nombre. Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y no olvides ninguno de Sus beneficios” (Sal.103:1-2) NBLH  “Daré gracias al SEÑOR con todo mi corazón; Todas Tus maravillas contaré. En Ti me alegraré y me regocijaré; Cantaré alabanzas a Tu nombre, oh Altísimo” (Sal.9:1-2) NBLH

Como seguidores de Jesucristo tenemos el gran privilegio de experimentar a lo largo de nuestro caminar de la mano de Dios un sinnúmero de bendiciones. Sin embargo, es verdad que a pesar de todo lo bueno vivido somos personas que fácilmente olvidamos las cosas buenas y lo que Dios ha hecho – y nos tornamos en gente ingrata y frustrada. Definitivamente requerimos del llamado a recordar lo que Dios ha hecho en, para y con nosotros. Tenemos que parar y hacer una lista de las bendiciones recibidas. Ahora, no se trata de recordar solamente los hechos y las bendiciones. Se trata de recordar a aquel quien es la fuente de vida. En medio de cualquier bendición el centro debe seguir siendo el dador de la vida y de las bendiciones. Y a Él debe dirigirse toda gratitud, alabanza y adoración. Seguir leyendo “Recordar, Contar, Alabar”

Multitudes, Compasión, Misión

“Y cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a El. Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo:” (Mt.5:1-2) LBLA

En medio de toda su carrera sobre la tierra Jesús veía las multitudes y no era indiferente frente a ellas. El las veía como ovejas sin pastor, personas necesitadas, gente sin dirección (Mt.9:36). Tanto en Mt.5:1-2 como en Mt.9:36 el vió las multitudes y fue movido a compasión, y además sabía que él solo, en su humanidad, nunca iba a poder alcanzar a todas las personas. El entendió la necesidad de apartarse para estar a solas con sus discípulos (Mt.5:1-2) y de prepararlos para hacer de ellos pescadores de hombres (Mt.4:19), discípulos que van a servir a las multitudes. Seguir leyendo “Multitudes, Compasión, Misión”

Predicación, Conversión, Discípulo

Una vez que los discípulos recibieron el poder del Espíritu Santo salieron a predicar y a anunciar las Buenas Noticias, y por donde iban hacían a otros seguidores del Maestro. El mandato de Cristo se resume en: debían salir y predicar el Evangelio y en hacer discípulos de Cristo en todas las naciones (Hch.1:8 / Mr.16:15-16), y hacer esto hasta el fin de los tiempos (Mt.24:14). El proclamar el Evangelio debe llevar finalmente mucho más allá que solo hacer convertidos, debe llevar a producir discípulos de Cristo – esto significa creyentes que reciben a Jesucristo como su Salvador y que obedecen/ponen en práctica todos los mandamientos que Jesús dio (Mt.28:18-20 / Mt.7:24-29).

Seguir leyendo “Predicación, Conversión, Discípulo”

Correr para ganar (Hebr.12:1-3)

Todo deportista compite porque tiene en mente llegar a la meta y si es posible, ganar la medalla. En el fútbol de nada sirve un buen juego si al final no hay goles que se meten en el arco contrario. De un barco que sale a la mar se espera que no solamente salga bien del puerto de partida, sino que también llegue bien al puerto de destino. Seguir leyendo “Correr para ganar (Hebr.12:1-3)”

Frente a tanta incertidumbre – Jesús nunca cambia

‘Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre’ (Hebr.13:8) (NTV)

No es nada nuevo cuando se dice que vivimos en un mundo que cambia constantemente y que además no es perfecto. A veces cambia más rápido de lo que nos gusta – y no siempre cambia para bien. Sistemas, estructuras, circunstancias externas, la tierra, el mundo entero – todo cambia. Igualmente en el caso de los líderes y las personas (tanto en el mundo en general como en la iglesia), estas vienen y van. Nosotros cambiamos – la vida tiene sus etapas, nos envejecemos, la salud puede experimentar cambios drásticos. ¿Y quién puede frenar todo esto, evitarlo o escapar de ello? Seguir leyendo “Frente a tanta incertidumbre – Jesús nunca cambia”