PREOCUPACIONES – ORACIÓN – PAZ

“NO SE PREOCUPEN por nada; EN CAMBIO, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. ASÍ EXPERIMENTARÁN la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús (Fil.4:6-7) NTV
Sin duda hay muchas cosas que tratan de tomar posesión de nuestra mente para inquietarla – filosofías  mentiras, visión de la vida, historias, noticias, etc. Una de esas cosas que quieren invadir nuestros pensamientos y que nos puede paralizar, confundir, angustiar son sin duda las diversas preocupaciones en las que podemos caer.  Estas a la vez nacen en una débil confianza en Dios y en la inseguridad relacionada con el futuro, la provisión, la seguridad, temas relacionados con la familia y el trabajo, etc. (Mt.6:25-33 / Mt.10:19 / Mt.13:22 / Lc.10:41 / 1Cor.7:21.32 / 1Pe.5:7).
El apóstol Pablo nos aconseja enfáticamente: “No se preocupen por nada”, y nos llama a tornar las preocupaciones en oraciones. Entonces; cada vez que nos preocupamos por algo debemos dejar de hacerlo y orar más.
Recordemos que el apóstol Pablo está escribiendo esta carta desde la prisión. En ese momento vive con una cierta incertidumbre acerca de su futuro, y también vive un tiempo de necesidades serias.  Desde allí envía un mensaje alentador a los Fiipenses diciéndoles que en vez de preocuparse deben acercarse a Dios en oración – que oren por todo dando a conocer a Dios todo lo que les aqueja. La oración a Dios, al Dios vivo, es el antídoto para las preocupaciones (Gn.32:7-12 / 1Sam.1:15 / 1Sam30:6 / Sal.34:5-7 / Sal.55:22 / Sal.62:8 / Prov.3:5-6 / Mt.7:7-8 / Lc.18:7 / 1Tes,5:17-18). A las oraciones y peticiones hay que añadir las acciones de gracias que reflejan la confianza en un Dios grande que escucha las oraciones, que está pendiente de sus hijos y que actúa con poder en favor de aquellos que le temen de verdad (1Sam7:12 / Ef.5:20 / Col.3:17). RECOMIENDO que de verdad lea todas las citas acá anotadas – su fe será fortalecida.
En medio de circunstancias oscuras Dios nos quiere dar verdadera paz. Esta paz verdadera no se obtiene a través de la meditación positiva, a través de la negación de problemas o de la liberación de las circunstancias difíciles; tampoco llega a través de los esfuerzos humanos – es de origen divino. Ella viene al acercarnos a Dios y al conocerle como el Dios protector, soberano, poderoso y sabio, quien tiene todo bajo su control. Aunque no entendemos esa paz, ella es real y es protectora del corazón y de la mente (la paz de Dios guarda al creyente de la ansiedad, las dudas, el temor y la desesperación) (Rom.8:6 / Rom.15:13 / Sal.29:11 / Is.26:3 / Is.48:18.22 / Is.57:19-21 / Lc.1:79 / Jn.14:27 / Jn.16:33 / Gal.5:22 / Col.3:15 / 2Tes.3:16 / Hebr.13:20 / Apoc.1:4).
ORACIÓN:  Padre celestial; Coloco en Tus manos todo aquello (….) que me angustia, preocupa, y desespera. Guárdame en perfecta paz porque en Tí confío – en Tí concentro mis pensamientos. Dame de Tú luz cuando vivo momentos de oscuridad y guíame al camino de la paz. Tú paz es una paz que el mundo no puede dar. Gracias por el regalo de Tú paz que llena ahora mi mente y mi corazón – Is.26:3 / Lc.1:79 / Jn.14:27.

El ejemplo – el poder de influencia

“¡Les he puesto el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo he hecho con ustedes! (Jn.13:15) NTV

“No se dejen engañar por los que dicen semejantes cosas, porque «las malas compañías corrompen el buen carácter»” (1Cor.15:33) NTV

Una marca de un líder espiritual debe ser la madurez espiritual. La madurez espiritual a la vez tiene que ver con llegar a ser más como Jesús. La persona que ha crecido espiritualmente y que está reflejando a Jesús en su vida es un modelo y es una persona que naturalmente va a influir en otros (1Tes.1:5-10). Seguir leyendo “El ejemplo – el poder de influencia”

Encargos solemnes de Pablo a Timoteo (2Tim.4:1-5)

ENCARGOS SOLEMNES a Timoteo de parte del apóstol que estaba a punto de partir para estar en la eternidad con su Salvador y Señor:

“Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos. Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio (2Tim.4:1-5) LBLA

[1] PREDICA LA PALABRA – sana doctrina, verdad, lo que el Señor dice, nada de predicar mitos ni fascinaciones (Hch.20:18-21 / Col.1:28 / Rom.10:15 / Lc.9:60);
[2] MANTENGA UNA MENTE CLARA (esté alerta moralmente, sé sobrio, este libre de productos o cosas embriagantes / no se deje enredar con enseñanzas malas o por una vida desordenada) (1Tes.5:6 / Hch.20:30-31 / Jer.6:17);
[3] ESTE DISPUESTO A SUFRIR por la causa del Evangelio – hay un precio que pagar, no todo será fácil (2Tim.1:8 / 2Tim.2:3.10 / 2Tim.3:10-12);
[4] CUMPLA CON SU MINISTERIO – no pierda la perspectiva sana de la vida y del ministerio; viva enfocado en el llamado, nada de pereza, cumpla completamente el llamado dado por Dios (Ef.4:11 / 1Tim.4:12 / Col.4:17 / Rom.15:19).

MI ORACIÓN:

Padre Eterno, mi consejero y mi guía, te DOY GRACIAS por la Palabra de Verdad – Tu Palabra, la que me guía por caminos de vida (Sal.119:105), la que me da buena percepción y trae alegría (Sal.19:8), la que es una lámpara que brilla en lugar oscuro (1Pe.1:19), la que me enseña lo que es verdad y me hace ver lo que está mal, la que me corrige cuando estoy equivocado y la que me enseña a hacer lo correcto; ella me capacita para toda buena obra (2Tim.3:16-17).

Padre en el cielo, TE PIDO que en este tiempo de tanta oscuridad moral, de enredos doctrinales y de valores distorsionados, tanto en el mundo como en la iglesia, yo pueda mantener siempre un espíritu enseñable y abierto a la Palabra de Dios; que conserve una mente clara (sobria); que no me deje llevar por vientos de doctrinas humanas o demoníacas (1Tim.4:1-3 /Ef.4:14), que no sea llevado por fascinaciones (engaños por arte de magia – Gal.3:1 / Gal.5:7-8 / Mt.24:24 / Hch.8:9-11 / 2Cor.11:3.13-15); que más bien tenga discernimiento espiritual por escuchar con un corazón sincero la Verdad Divina y por ser sensible a las advertencias del Espíritu Santo (Hebr.4:12 / 1Jn.4:1 / 1Tes.5:21 / Apoc.2:2).

ORO y PIDO por un espíritu de valor para ser un predicador que con denuedo enseña Tu Palabra con claridad (1Tes.2:2 / Hch.4:31 / Ef.6:19-20), que lo haga con verdad y amor, y que la predicación vaya acompañada del poder del Espíritu Santo (1Cor.2:4 / 1Tes.1:5 / 1Cor.4:20 / 2Cor.3:6 / Hch.14:3). Deseo cumplir mi ministerio de tal manera que Tú el Señor de señores y el Rey de reyes reciba toda la gloria. Deseo que los que escuchan Tú Palabra se acerquen a Tí y Te adoren (Col.1:28-29).

GRACIAS Señor por hacerme saber y enseñar el camino que debo andar. Tus verdades, principios, valores son para vida. Tu eres mi buen maestro y quien está sinceramente interesado en mi bienestar. Siempre estás presto a guiarme por las sendas que llevan a la vida, a la paz, al verdadero gozo, al cumplimiento del propósito eterno para mi vida.

Una guía de oración por las misiones

1. Oremos por obreros

“Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt.9:37-38) (LBLA).

• Oremos por más y mejores obreros que salen a alcanzar los no alcanzados.
• Oremos por obreros que son sensibles a la voz de Dios, equipados con los dones del Espíritu Santo para ministrar efectivamente.
• Oremos por obreros cuyas vidas son un ejemplo de una vida cristiana saludable y victoriosa. Seguir leyendo “Una guía de oración por las misiones”

El camino hacia la verdadera libertad – arrepentimiento

“En la antigüedad Dios pasó por alto la ignorancia de la gente acerca de estas cosas, pero ahora él manda que todo el mundo en todas partes se arrepienta de sus pecados y vuelva a él”
(Hch.17:30) NTV

El arrepentimiento es la primer condición para entrar en el Reino de Dios.
El primer paso para llegar a ser un cristiano verdadero y un discípulo de Cristo es el arrepentimiento (Mt.3:2 / Mt.4:17 / Lc.13:5 / Mt.6:12 / Hch.2:38). Seguir leyendo “El camino hacia la verdadera libertad – arrepentimiento”

Correr para ganar (Hebr.12:1-3)

Todo deportista compite porque tiene en mente llegar a la meta y si es posible, ganar la medalla. En el fútbol de nada sirve un buen juego si al final no hay goles que se meten en el arco contrario. De un barco que sale a la mar se espera que no solamente salga bien del puerto de partida, sino que también llegue bien al puerto de destino. Seguir leyendo “Correr para ganar (Hebr.12:1-3)”

Transformación Espiritual

‘Y el que me ve, ve al que me ha enviado’ (Jn.12:45). / ‘Hijos míos, por quienes de nuevo sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros’ (Gal.4:19)

(Jn.14:9-10 / Hebr.1:3 / Jn.8:12 / Jn.9:5 / Mt.5:14-16)

De todo creyente en Cristo se espera que cambie más y más a la imagen de Jesús, su carácter debe cambiar. La pregunta que se nos presenta es ¿cuánto de la imagen nuestra ya revela la imagen que Dios quiere que revelemos? (Gal.4:19 / Filp.2:15). Seguir leyendo “Transformación Espiritual”