Mi plan vs. el Plan de Dios

“Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás” (Ef.2:10) NTV
.
Hoy en día muchos insisten en que debemos determinar nuestro propio destino y seguir nuestros propios sueños, pero Dios nos llama a buscar Su plan para nuestra vida y vivir/realizar ese plan divino a través de nuestra vida con Su ayuda.
.
ORACIÓN:
.
“SEÑOR, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día” (Sal.25:4-5) NTV
.
Gracias Señor por guiarme por el mejor sendero para mí vida; Tú me aconsejas y velas por mí. No quiero ser como el mulo o el caballo, que no tiene entendimiento, que necesita un freno y una brida para mantenerse controlado. Tu amor inagotable me rodea porque confío en Tí. (Sal.32:8-10).
.

Encargos solemnes de Pablo a Timoteo (2Tim.4:1-5)

ENCARGOS SOLEMNES a Timoteo de parte del apóstol que estaba a punto de partir para estar en la eternidad con su Salvador y Señor:

“Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos. Pero tú, sé sobrio en todas las cosas, sufre penalidades, haz el trabajo de un evangelista, cumple tu ministerio (2Tim.4:1-5) LBLA

[1] PREDICA LA PALABRA – sana doctrina, verdad, lo que el Señor dice, nada de predicar mitos ni fascinaciones (Hch.20:18-21 / Col.1:28 / Rom.10:15 / Lc.9:60);
[2] MANTENGA UNA MENTE CLARA (esté alerta moralmente, sé sobrio, este libre de productos o cosas embriagantes / no se deje enredar con enseñanzas malas o por una vida desordenada) (1Tes.5:6 / Hch.20:30-31 / Jer.6:17);
[3] ESTE DISPUESTO A SUFRIR por la causa del Evangelio – hay un precio que pagar, no todo será fácil (2Tim.1:8 / 2Tim.2:3.10 / 2Tim.3:10-12);
[4] CUMPLA CON SU MINISTERIO – no pierda la perspectiva sana de la vida y del ministerio; viva enfocado en el llamado, nada de pereza, cumpla completamente el llamado dado por Dios (Ef.4:11 / 1Tim.4:12 / Col.4:17 / Rom.15:19).

MI ORACIÓN:

Padre Eterno, mi consejero y mi guía, te DOY GRACIAS por la Palabra de Verdad – Tu Palabra, la que me guía por caminos de vida (Sal.119:105), la que me da buena percepción y trae alegría (Sal.19:8), la que es una lámpara que brilla en lugar oscuro (1Pe.1:19), la que me enseña lo que es verdad y me hace ver lo que está mal, la que me corrige cuando estoy equivocado y la que me enseña a hacer lo correcto; ella me capacita para toda buena obra (2Tim.3:16-17).

Padre en el cielo, TE PIDO que en este tiempo de tanta oscuridad moral, de enredos doctrinales y de valores distorsionados, tanto en el mundo como en la iglesia, yo pueda mantener siempre un espíritu enseñable y abierto a la Palabra de Dios; que conserve una mente clara (sobria); que no me deje llevar por vientos de doctrinas humanas o demoníacas (1Tim.4:1-3 /Ef.4:14), que no sea llevado por fascinaciones (engaños por arte de magia – Gal.3:1 / Gal.5:7-8 / Mt.24:24 / Hch.8:9-11 / 2Cor.11:3.13-15); que más bien tenga discernimiento espiritual por escuchar con un corazón sincero la Verdad Divina y por ser sensible a las advertencias del Espíritu Santo (Hebr.4:12 / 1Jn.4:1 / 1Tes.5:21 / Apoc.2:2).

ORO y PIDO por un espíritu de valor para ser un predicador que con denuedo enseña Tu Palabra con claridad (1Tes.2:2 / Hch.4:31 / Ef.6:19-20), que lo haga con verdad y amor, y que la predicación vaya acompañada del poder del Espíritu Santo (1Cor.2:4 / 1Tes.1:5 / 1Cor.4:20 / 2Cor.3:6 / Hch.14:3). Deseo cumplir mi ministerio de tal manera que Tú el Señor de señores y el Rey de reyes reciba toda la gloria. Deseo que los que escuchan Tú Palabra se acerquen a Tí y Te adoren (Col.1:28-29).

GRACIAS Señor por hacerme saber y enseñar el camino que debo andar. Tus verdades, principios, valores son para vida. Tu eres mi buen maestro y quien está sinceramente interesado en mi bienestar. Siempre estás presto a guiarme por las sendas que llevan a la vida, a la paz, al verdadero gozo, al cumplimiento del propósito eterno para mi vida.

Una guía de oración por las misiones

1. Oremos por obreros

“Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt.9:37-38) (LBLA).

• Oremos por más y mejores obreros que salen a alcanzar los no alcanzados.
• Oremos por obreros que son sensibles a la voz de Dios, equipados con los dones del Espíritu Santo para ministrar efectivamente.
• Oremos por obreros cuyas vidas son un ejemplo de una vida cristiana saludable y victoriosa. Seguir leyendo “Una guía de oración por las misiones”

Sugerencias de cómo orar por un nación

A continuación encuentra una sugerencia de cómo podemos orar por nuestras naciones. Las citas bíblicas anotadas acá ayudan a dirigir nuestras oraciones. No olvide orar por su nación orando en el Espíritu (Rom.8:26-27 / Jud.20).

Use esta guía en sus oraciones personales, en grupos hogareños, células, en la iglesia, etc
Dios nos llama a orar por nuestras naciones y ciudades:

“Y trabajen por la paz y prosperidad de la ciudad donde los envié al destierro. Pidan al SEÑOR por la ciudad, porque del bienestar de la ciudad dependerá el bienestar de ustedes” (Jer.29:7).  Seguir leyendo “Sugerencias de cómo orar por un nación”

La tarea del liderazgo en la iglesia – guiar a la verdadera adoración

“A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Y con este fin también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí” (Col.1:28-29) LBLA

Entre todas las funciones que debe cumplir la iglesia del Nuevo Testamento, como son la predicación, la enseñanza, la evangelización, la comunión entre los hermanos, el servicio a los necesitados, etc., no debemos olvidar que la VERDADERA ADORACIÓN debe ocupar el lugar predominante en nuestra vida personal y en la vida de la iglesia. Seguir leyendo “La tarea del liderazgo en la iglesia – guiar a la verdadera adoración”

Gente sabia adora al Rey (Mt.2:1-12)

“Hemos venido a adorar al rey” (Mt.2:2)

La historia de los sabios de oriente que encontramos en Mateo 2 puede llevar a que tengamos muchas preguntas acerca de la estrella y su procedencia, del lugar exacto de dónde venían, si de verdad eran 3 sabios o más, cuáles son sus nombres, etc. Podemos perder mucho tiempo especulando sobre estas cosas y no llegar a ninguna conclusión que edifique. Pero al mirar con más cuidado esta historia nos damos cuenta que lo realmente importante es que estos sabios, no siendo judíos, vinieron de lejos con el propósito de adorar al Rey que había nacido. Seguir leyendo “Gente sabia adora al Rey (Mt.2:1-12)”

Recordar, Contar, Alabar

“Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y bendiga todo mi ser Su santo nombre. Bendice, alma mía, al SEÑOR, Y no olvides ninguno de Sus beneficios” (Sal.103:1-2) NBLH  “Daré gracias al SEÑOR con todo mi corazón; Todas Tus maravillas contaré. En Ti me alegraré y me regocijaré; Cantaré alabanzas a Tu nombre, oh Altísimo” (Sal.9:1-2) NBLH

Como seguidores de Jesucristo tenemos el gran privilegio de experimentar a lo largo de nuestro caminar de la mano de Dios un sinnúmero de bendiciones. Sin embargo, es verdad que a pesar de todo lo bueno vivido somos personas que fácilmente olvidamos las cosas buenas y lo que Dios ha hecho – y nos tornamos en gente ingrata y frustrada. Definitivamente requerimos del llamado a recordar lo que Dios ha hecho en, para y con nosotros. Tenemos que parar y hacer una lista de las bendiciones recibidas. Ahora, no se trata de recordar solamente los hechos y las bendiciones. Se trata de recordar a aquel quien es la fuente de vida. En medio de cualquier bendición el centro debe seguir siendo el dador de la vida y de las bendiciones. Y a Él debe dirigirse toda gratitud, alabanza y adoración. Seguir leyendo “Recordar, Contar, Alabar”