Una guía de oración por las misiones

1. Oremos por obreros

“Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies” (Mt.9:37-38) (LBLA).

• Oremos por más y mejores obreros que salen a alcanzar los no alcanzados.
• Oremos por obreros que son sensibles a la voz de Dios, equipados con los dones del Espíritu Santo para ministrar efectivamente.
• Oremos por obreros cuyas vidas son un ejemplo de una vida cristiana saludable y victoriosa.

2. Oremos por las autoridades

“Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre” (1Tim.2:1-5).

• Oremos por los dirigentes políticos para que dirijan justa rectamente los asuntos de la nación o de la comunidad.
• Oremos por cualquier otra autoridad religiosa y secular de la región o país para que permitan que el Evangelio sea divulgado sin impedimentos.
• Oremos por la conversión de los gobernantes y bendigamos sus familias.

3. Oremos por puertas abiertas

“Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando al mismo tiempo también por nosotros, para que Dios nos abra una puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también he sido encarcelado…” (Col.4:2-3) (LBLA)

No demos por hecho que en todo lugar hay puertas abiertas. Muchos misioneros trabajan en países de acceso restringido, o en áreas resistentes al evangelio, y aunque haya puertas abiertas, aún puede haber corazones cerrados.
• Oremos que Dios dirija a los misioneros a cruzar las barreras, y que encuentren los corazones preparados para recibir su Palabra.
• Oremos que Dios abra las puertas para el ministerio, el compañerismo y la amistad.
• Oremos para que los que están sirviendo sean dirigidos por el Espíritu Santo, y puedan reconocer estas oportunidades.
• Oremos por una organización de iglesias nacionales que puedan alcanzar a todo el grupo étnico o a todo el país con el Evangelio de Jesucristo (Mt.28:18-20).

♦ 1Cor.16:9 / 2Tes.3:1-2 / Apoc.3:7-8 / Hch.14:27.

“… en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios” (2Cor.4:4) (2Cor.10:23-5).

• Oremos que Dios nos muestre cuáles son los poderes que reinan en la región por la que estamos orando y en la que queremos ver el mover de Dios.
• Oremos derribando en el nombre de Jesús los poderes de las tinieblas que ciegan las mentes de las personas y que impiden que la gente entienda en Evangelio de Jesucristo.

4. Oremos por denuedo al compartir el Evangelio y que este se proclame sin impedimentos

“Oren también por mí para que, cuando hable, Dios me dé las palabras para dar a conocer con valor el misterio del evangelio,… Oren para que lo proclame valerosamente, como debo hacerlo.” (Ef.6:19-20) (NIV).

¿Por qué tenemos que orar que nuestros misioneros tengan denuedo? Ellos necesitan el valor para:
• Ministrar efectivamente en otras culturas e idiomas.
• Vencer la oposición de las fuerzas del mal.
• Vencer el temor a pasar vergüenzas y fracasar.

♦ Hch.4:13.29.31 / Hch.9:27-29 / Hch.14:3 / Hch.19:8 / Hch.28:31 / Filp.1:20 / 1Tes.2:2.

“Finalmente, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor se extienda rápidamente, y sea glorificada, así como sucedió también con vosotros.” (2Tes.3:1) (LBLA).

Los obstáculos tienen que ser removidos para que la Palabra de Dios fluya libremente. Satanás está empeñado en obstaculizar el trabajo de Dios, y tiene que ser resistido (Stg.4:7). Del mismo modo que Aarón y Hur sostuvieron los brazos de Moisés en la batalla contra los amalecitas (Ex.17:12) tú puedes sostener los brazos cansados de los misioneros con tus oraciones. Recuerda que nuestra lucha es contra las fuerzas espirituales que pueden atacar en cualquier área. (Ef.6:10-18).

♦ Hch.6:7 / Hch.12:24 / Hch.13:48-49 / Hch.19:19-20 / 1Cor.16:9 / 2Tim.2:9 / Hch.19:9-10 / 2Cor.1:8-10.

• Oremos también que al ser predicada la Palabra de Dios, ésta predicación sea confirmada con señales y milagros (Mr.16:15-18).
• Oremos que los misioneros encuentren la clave para poder alcanzar los corazones de la gente y llevarlos a entender el Evangelio de Dios (1Cor.9:19-22).
• Oremos que por medio del Espíritu de Dios se produzca en la gente una insatisfacción profunda con la presente manera de vivir y que se produzca un hambre por conocer al Verdadero y Viviente Dios (Hch.17:25-26).

5. Oremos por protección

“….orad por nosotros…. para que seamos librados de hombres perversos y malos, porque no todos tienen fe…” (2Tes.3:2) (LBLA).

• Oremos que Dios proteja a los que trabajan en Su obra de aquellos que buscan hacerles mal.
• Oremos para que Dios cambie los corazones de aquellos que se oponen a Su Palabra y a Sus mensajeros.

♦ Rom.15:31 / 2Cor.1:8-10 / 1Tes.2:18 / 2Tim.4:17 / 2Cor.11:23 / Hch.16:22 / Hch.21:31 / Hch.28:3 / Rom.8:35 / 1Cor.4:11

Oremos por tiempos de refrigerio y confortación, por su vida personal espiritual, emocional, física.

“…y para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y encuentre confortante reposo con vosotros” (Rom.15:32) (LBLA).

• Oremos que los misioneros busquen al Espíritu Santo, y sean reconfortados por medio de Él.
• Oremos que ellos tengan la disciplina de estudiar la Palabra de Dios, y de orar con fidelidad, para que Dios recompense su actitud en público.
• Oremos para que ellos tengan buen compañerismo cristiano con otros creyentes.

♦ Mc.6:30-32 / Mc.1:35 / Hch.20:13.

6. Oremos por el apoyo de parte de los creyentes hacia los misioneros

“…que os esforcéis juntamente conmigo en vuestras oraciones a Dios por mí,…para que mi servicio a Jerusalén sea aceptable a los santos,” (Rom.15:30-31) (LBLA).

La cooperación y el apoyo son esenciales en las misiones, como también para el progreso en el trabajo.
• Oremos por las iglesias, para que tengan genuino interés por las misiones y por la labor de los misioneros.
• Oremos para que el apoyo económico hacia las misiones fluya, las ofrendas misioneras se incrementen y que el envío de más misioneros no se trunque por falta de dinero.
• Oremos por buenas relaciones interpersonales entre los misioneros que están en el campo y por buenas relaciones entre los misioneros y las iglesias que los envían.

♦ 2Cor.1:11 / Col.4:12 / 1Cor.1:10 / Sal.133.

7. Oremos por la dirección y la ayuda de Dios en los viajes misioneros

“…y para que con gozo llegue a vosotros por la voluntad de Dios, y encuentre confortante reposo con vosotros” (Rom.15:32) (LBLA).

Los misioneros viajan frecuentemente, y su modo de transporte varía mucho. El viajar produce muchas veces tensiones.
• Oremos por protección, por condiciones favorables, por visas y permisos, etc. que son cosas que ellos necesitan cuando viajan.

♦ Hch.27:41-43 / Rom.1:10-13 / 2Cor.7:13 / 1Tes.3:6-10 / 2Tim.1:16

Aliados en la oración

El apóstol Pablo era un misionero y un hombre de oración. Él oraba por aquellos que no conocían a Cristo. Oraba por los creyentes, y por las nuevas iglesias establecidas por su ministerio. Él también les pidió a los creyentes que oraran por él: “Les ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que se unan conmigo en esta lucha, y que oren a Dios por mí” (Rom.15:30) (NVI).

El apóstol Pablo sabía también que la oración trae frutos:
“Él nos libró, y nos librará…… Mientras tanto, ustedes nos ayudan orando por nosotros. Así muchos darán gracias a Dios por nosotros a causa del don que se nos ha concedido en respuesta a tantas oraciones.” (2Cor.1:11-12).

En sus epístolas, Pablo dio instrucciones precisas de peticiones por las cuales los creyentes deben orar. Como “aliado” en oración de un misionero tú también serás parte del impacto que él cause alrededor del mundo. La guía de oración arriba presentada te puede servir para orar con efectividad y entendimiento. Use esta guía y conviértala en peticiones específicas de oración por tus amigos misioneros.

“Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, orando siempre con gozo en cada una de mis oraciones por todos vosotros, por vuestra participación en el evangelio…” (Filp.1:3).

Gracias por orar.

Seguir y Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *