La tarea del liderazgo en la iglesia – MAYORDOMÍA

Mire lo que dice el APÓSTOL PABLO: “Entonces cuídense a sí mismos y cuiden al pueblo de Dios. Alimenten y pastoreen al rebaño de Dios – su iglesia, comprada con su propia sangre – sobre quien el Espíritu Santo los ha designado ancianos. Sé que, después de mi salida, vendrán en medio de ustedes falsos maestros como lobos rapaces y no perdonarán al rebaño. Incluso algunos hombres de su propio grupo se levantarán y distorsionarán la verdad para poder juntar seguidores. ¡Cuidado! Recuerden los tres años que pasé con ustedes – de día y de noche mi constante atención y cuidado – así como mis muchas lágrimas por cada uno de ustedes” (Hch.20:28-31) NTV

La iglesia no le pertenece al líder/pastor/anciano o cómo sea que se llame el líder – la iglesia es el pueblo DE DIOS. El líder/servidor tampoco es el intermediario entre los creyentes y Dios – JESÚS PAGÓ CON SU SANGRE por ellos y todos por igual tienen directo acceso a ÉL y por medio de Él al Padre celestial (1Tim.2:5-7 / Hebr.8:6 / Hebr.9:15 / Hebr.12:24 / Ef.2:18 / Jn.14:6 / Hebr.10:19-20 / Hebr.4:15-16). Es el Espíritu Santo quien designa los líderes – el líder no se llama a sí mismo; tampoco se ganan ni se pueden comprar los ministerios o puestos de liderazgo y de servicio (Hch.8:18-21) – EL LÍDER ES MAYORDOMO y un día debe rendir cuentas a Dios (Hebr.13:17 / Rom.14:12 / 2Cor.5:10-11).

El liderazgo comienza cuidando su propia vida como líder y servicor, su testimonio, su relación con Dios y su relación con el prójimo; como también cuida ser un maestro que traza bien la Palabra de Dios (2Tim.2:15 / 1Tim.6:11-16 / 1Tim.3:1-7 / 2Cor.4:2). Debe cuidarse porque hay peligros: Col.4:17 / 1Tim.4:16 / Hebr.12:15.

El líder y servidor CUIDA AL PUEBLO DE DIOS: El cuidar tiene que ver con poner atención y mantenerse en guardia contra los peligros. En este caso habla del peligro de los falsos maestros que causan daño al rebaño distorsionando la Verdad y aprovechándose de la gente (Mt.7:15 / Jn.10:12 / 2Pe.2:1-3 / 2Tim.4:3-4). Falsos maestros se aprovechan del vacío de liderazgo sólido, sano y que entiende de qué trata el liderazgo en la iglesia. Es por eso que todo líder aprobado es un estudiante y un predicador de la sana doctrina, dedicado con esmero y entrega a cuidar del rebaño de Dios al estilo de Dios (2Tim.4:2-3 / Col.1:25-28).

Seguir y Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *