La tarea del liderazgo en la iglesia – guiar a la verdadera adoración

“A El nosotros proclamamos, amonestando a todos los hombres, y enseñando a todos los hombres con toda sabiduría, a fin de poder presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Y con este fin también trabajo, esforzándome según su poder que obra poderosamente en mí” (Col.1:28-29) LBLA

Entre todas las funciones que debe cumplir la iglesia del Nuevo Testamento, como son la predicación, la enseñanza, la evangelización, la comunión entre los hermanos, el servicio a los necesitados, etc., no debemos olvidar que la VERDADERA ADORACIÓN debe ocupar el lugar predominante en nuestra vida personal y en la vida de la iglesia. Es en el ambiente de la verdadera adoración al Dios Creador del cielo y la tierra que nace la motivación correcta para predicar, evangelizar y para cumplir cualquier ministerio (Hch.13:1-3). En el AMBIENTE DE LA ADORACIÓN somos llenos, y nos mantenemos llenos, del Espíritu Santo para vivir una vida que marca la diferencia (Ef.5:18-20).

La iglesia es desafiada y guiada a adorar a Dios por líderes (o como sea que se expresen/nombren los diferentes ministerios en la iglesia) que se caracterizan por ser ellos mismos adoradores de Jesucristo.

Todo verdadero LÍDER ESPIRITUAL INFLUYENTE ES UN ADORADOR del Creador del cielo y de la tierra – es adorador porque pone a Dios en primer lugar en su propia vida obedeciendo los mandamientos de Jesucristo, no importando las circunstancias ni las opiniones de las masas; es además una persona que es identificada como quien ha estado con Jesús (Hch.4:13-22) (Vea a Daniel -Dn.3 y los ancianos de la iglesia de Antioquía – Hch.13:1-3).

El líder adorador entiende que a través de la adoración verdadera se expone de manera especial a la influencia de Dios para ser cambiado a la imagen de Cristo (la gloria de Dios se le pega) y para después de estar en la presencia de Dios ir al mundo e influir en él (2Cor.3.12-18 / Hch.4:13). Esta clase de actitud, de estilo de vida y de entrega a Dios hace que otros se animen a tomar también el camino correcto.

LÍDERES DE IMPACTO SIEMPRE HAN SIDO ADORADORES entregados a Dios. Abel (Gn.4:1-16); Noé (Gn.8:20-21; El siervo de Abraham (Gn.24:12-26,48,52); Josué (Jos.24:14-16; 24:23-28); Rut (Rut 1:16-17; 2:3); Abraham (Gn.12:7-8 / Gn.13:4 / Gn.22); David (1Cron.16:4 / 1Cron.16:37-43); los ancianos de la iglesia en Antioquía (Hch.13:1-3); Pablo y Silas (Hch.16:25).

La iglesia está llamada a ofrecer sacrificios espirituales aceptables al Señor – está llamada a adorar a Dios en espíritu y en verdad (1Pe.2:5 / Jn.4:22-24). Esta adoración se expresa en el diario vivir a través de oraciones y alabanzas (Sal.141:1-2 / Apoc.8:2-4 / Hebr.13:15), a través de una vida vivida en santidad y para Dios (Rom.12:1-2 / Ef.5:2 / Rom.6:13 / 1Cor.6:13-20), a través de la generosidad (Filp.4:18 / Prov.3:9 / 2cor.9:12), y haciendo el bien (sirviendo) al prójimo (Hebr.13:16 / Mt.25:31s / 2cor.8:8-9 / Hebr.13:1-2 7 Lc.6:35-36 / Gal.6:10 / 1Jn.3:17-18).

El pastor y todo líder en la iglesia debe desafiar a la gente y guiarla a alabar, adorar, y a poner a Dios en primer lugar en el diario vivir. La gente tiene que aprender a vivir en la presencia de Dios y a adorarle en espíritu y en verdad. La vida verdadera de adoración se vive cuando Él, DIOS, es el centro de nuestro pensar y caminar diario.

“Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad” (Jn.4:23-24) LBLA
El Padre busca quienes lo adoren en espíritu y en verdad. En tiempos antiguos el lugar de adoración era importante. Cristo cambió ese asunto; los templos y los altares físicos carecen ahora de significado e importancia. Ahora el ser humano puede y debe adorar a Dios desde cualquier lugar del mundo y en cualquier momento. La verdadera adoración es un asunto del corazón y de un estilo de vida que agrada a Dios. Dios está presente en todo lugar (Mt.28:18-20). La adoración verdadera es a través de los sacrificios espirituales arriba mencionados – debe ocurrir en todo lugar, a toda hora y de la manera que le agrade al Señor (Is.1:10-15 / Is.66:1-2 / Is.29:13 / Filp.3:3 / Jos.24:14 / 1Cron.29:17 / Sal.51:6 / Prov.15:8).

“¿Quién no te temerá, Señor, y glorificará tu nombre? Pues sólo tú eres santo. Todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, porque tus obras de justicia han sido reveladas.” (Apoc.15:4) NTV

REFLEXIÓN personal / o para dialogar en un grupo pequeño
¿Qué vida lleva usted como líder? ¿Es usted un adorador? ¿Es Cristo su pasión? Explique
¿Qué provisión está haciendo para que la iglesia sea desafiada y guiada a que adore a Dios en el diario vivir?
¿Cuáles han sido algunos de los impedimentos que ha encontrado para cumplir con este llamado?
¿Alguna vez ha enseñado sobre la importancia de la alabanza y la adoración en toda su valía?

Seguir y Compartir: